Con la retracción del mercado, la economía en crisis, muchos sectores dentro de la empresa tienen su presupuesto reducido y la comunicación interna es uno de los sectores que más sufre cuando los negocios no van bien.
 
En la crisis los colaboradores se sienten inseguros en relación a varios puntos, y además, cuando la empresa no establece un buen diálogo, surgen muchos rumores acerca de lo que sucede dentro de la empresa y lo que era una crisis externa puede convertirse en una crisis interna , ya que los colaboradores no tienen un diálogo abierto con sus empleadores.
 

Importancia de la comunicación interna

Según la ABRACOM, Asociación Brasileña de las Agencias de Comunicación, el objetivo de la comunicación interna es hacer de cada colaborador un aliado en la formación de la imagen positiva de la empresa. De acuerdo con el teórico estadounidense David K. Berlo, es la comunicación entre los colaboradores que hace de su conjunto una organización y no elementos aparte, aislados y desorganizados.
 
Al tener espacio para manifestarse, el colaborador se siente prestigioso y reconocido. El resultado es el mayor compromiso con la organización.
 
El uso de la comunicación interna es uno de los pilares del proceso productivo de una empresa, pues ella permea todos los sistemas de gestión como curadora de las relaciones. Es decir, se constituye en el camino estratégico para las intersecciones entre los sistemas y, por lo tanto, es transdisciplinario.
 
Por la óptica humanista, comunicar es integrar, motivar, valorar, crear sentimiento de pertenencia, mejorar la relación entre empleado y empleador, atraer, involucrar, promover la inclusión. Es hacer que la gente sepa cuánto su trabajo hace diferencia en el proceso y para la organización como un todo.
 

En la crisis, hay que estar más cerca de los colaboradores

En tiempos de crisis en la empresa, el colaborador debe ser un aliado listo para estar a su lado, corriendo tras los objetivos de la empresa y el espíritu de equipo debe ser instigado por la comunicación interna. El sentimiento de pertenencia se desarrolla con el compromiso de todos.
 
El compromiso en la comunicación interna significa adoptar el mejor camino para involucrar a los equipos en los objetivos de la organización. Sin embargo, es necesario que el intercambio de información tenga sentido y atienda a las necesidades emocionales de los colaboradores.
 
Tal vez más que la comunicación externa, la interna lidia con expectativas, sueños y percepciones. Una comunicación interna eficiente refleja las características del conjunto de profesionales en esa organización y en ese momento, que es único. Esta comunicación estimula diferenciales competitivos y genera percepciones positivas para la marca corporativa, empresa, sus productos y servicios.
 
El colaborador comprometido puede ayudar a encontrar soluciones para crisis, ya que la creatividad colectiva sólo aparece si el colaborador tiene voz y se siente parte importante de la empresa.
 

Comunicación digital en las empresas

Con la inversión en comunicación interna digital, a través de una internet social y colaborativa, se hace más fácil el compromiso pues la empresa ofrece la oportunidad de que todos los colaboradores sean oídos. Según Beni Kuhn, en materia en el Intranet Portal, cuando los colaboradores ganan voz, dicen lo que muchas veces no es visto o no fue pensado anteriormente. Y es ahí donde surgen las soluciones innovadoras que toda la empresa actual necesita.
 
Las redes sociales corporativas no sólo ofrecen el espacio para esas opiniones, pero también promueven la interacción entre sectores y colaboradores, garantizando que cada uno pueda evaluar y mejorar el posicionamiento de su colega.
 
Con eso, invertir en comunicación nunca debe ser visto como un gasto para la empresa, pues contar con un equipo motivado, que alcanza los desafíos propuestos, es creativo para solucionar problemas, trae un retorno cierto para la organización y así todos ganan. El colaborador se vuelve más motivado y enfocado en los resultados, posibilitando la mayor productividad y retorno financiero.